top of page

3 generaciones de viticultores

La familia Rota se introdujo en el mundo del vino poco antes de la Primera Guerra Mundial, cuando su bisabuelo Roberto construyó una bodega en Arceto, en la provincia de Reggio Emilia. Bisabuelo Roberto construyó una bodega en Arceto, en la provincia de Reggio Emilia.





En aquella época, el vino no sólo era un placer, sino que se consideraba una bebida vigorizante que permitía a los agricultores afrontar largas y agotadoras jornadas de trabajo.


Con el paso de los años, el sector vinícola se expandió y los hermanos de Roberto fundaron otras bodegas en Arceto.


En 1917 nació Benso. Tras finalizar sus estudios, continuó dirigiendo el negocio de su padre pero, con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, fue enviado a luchar a Grecia.


A su regreso de esta terrible experiencia, de la que nunca querría hablar, Benso se encontró sin nada y tuvo la intuición de empezar a vender coches de carreras italianos en Argentina. Luego invirtió el dinero que ganaba con esta actividad, primero alquilando una bodega en Bagnolo y después comprando una bodega más grande en Castellazzo (también en la provincia de Reggio Emilia) para ampliar su capacidad de producción y los tipos de vinos que elaboraba, y tener clientes en las zonas vinícolas más renombradas de Italia, como Barolo, Barbaresco, Montalcino y Verona.


A mediados de la década de 1970, Benso compró al comendador Davoli una finca con una villa en el centro y a su alrededor granjas, una quesería, una pequeña bodega y establos con ganado vacuno y porcino, así como tierras para el cultivo de cereales. Aquí Benso también construyó un molino para moler cereales.


Con Marco, el hijo mayor de Benso, el negocio florece y comienza a desarrollarse la viticultura, que pronto se convierte en la actividad principal de la empresa.


Son los años en los que el sector agrícola conoce grandes cambios, desde la escasa mecanización hasta la automatización. Al mismo tiempo, el mundo del vino también cambia y de grandes cantidades de vino con bajo contenido alcohólico se pasa a la producción de cantidades más pequeñas con mayor contenido alcohólico y alto valor añadido.


En 2013, Daniele, el segundo hijo de Marco, se unió a su padre en la dirección de la empresa. Daniele es licenciado en enología y ha acumulado diversas experiencias en el sector. Con él asistimos a la renovación de los equipos y a la conversión de los viñedos a la agricultura ecológica.


Así comenzó un viaje en nombre de la sostenibilidad y la economía circular de kilómetro cero.


En 2020 Daniele tuvo la intuición del potencial que podía tener la ancellotta seca y se experimentaron las primeras microvinificaciones, tras lo cual se decidió proceder a la primera cosecha de ancellotta seca en octubre de 2021.


Los viñedos que enmarcan Villa Davoli cuentan con un sistema de formación que utiliza postes de acero inoxidable para permitir una higiene perfecta desde el viñedo.


Aquí nació el Indelebile de Villa Davoli.


Tras más de 100 años de historia enológica, damos a Ancellotta su lugar en la mesa.



1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Opmerkingen


bottom of page